viernes, 28 de diciembre de 2012

-- Alcohol y drogas: dopaje y literatura.

-- ¡Señor Ernest Hemingway!, le ha sido concedido el Premio Nobel de Literatura...
     El Señor Hemingway  sube al estrado, se atusa las barbas, respira hondo y regurgita alcohol, le pega un puñetazo al Jefe de Ceremonias y suelta un eructo en el micrófono...

--¡Señor Winston Churchill !, le ha sido concedio el Premio Nobel de Lit...
     Míster Churchill sube al estrado, se enreda un pie con la alfombrilla y cae de bruces sobre el Jefe de Ceremonias, tragándose el puro sin querer...

-- ¡Señora doña Ana María Matute!, ha sido usted galardonada con el Premio Cervantes que...
     La Matute se arremanga la falda, sube al estrado dando saltitos y se le derrama la copa de whisky en las notas que para su discurso llevaba. Por si fuera poco, pellizca en la pierna al Jefe de Ceremonias.
    
     Hablemos de dopaje.
    
     ¡Hablemos en serio de dopaje, por favor!
    
     Como todo el mundo sabe, dopar significa añadir impurezas a un monocristal que ...
    
     Empecemos de nuevo. Primera acepción de la RAE: dopar es "administrar sustancias estimulantes para potenciar artificialmente el rendimiento".
    
     ¿El rendimiento de qué?, pregunto. ¿De quién?
    
     ¿Solamente de los atletas? ¿Rendimiento solamente físico? ¿Somos solamente músculos, brazos, piernas y pulmones? ¿Y dónde anda la cabeza?
 
     -- Señor Ernest Hemingway, le ha sido concedido el Premio Nobel de Lit...
-- ¡Paso! ¡Paso! ¡Guardia Civil! Señor Hemingway, coja esta boquilla y sople...
-- ¿Cómo?
-- ¡Que sople, leches!
-- ¡Brrfffffffffff....!
-- Positivo. No hay Premio Nobel. Usted ha escrito "El viejo y el mar" estando dopado.
-- ¿Brrrfff...? -pregunta Hemingway.
-- Dopado. Borracho. ¡Harto Ron y harto whisky! Y a saber lo que se ha fumado. ¡Nada, nada! ¡A casita! ¡No hay premio, so tramposo!
    
     ¿Y ahora qué?
    
     Un atleta no puede tomar estimulantes para potenciar su rendimiento, pero un escritor suele escribir mejor cuanto más borracho o drogado o dopado está. Y eso a mí, no hay quien me lo quite de la cabeza. ¿Resumimos solamente un diez por ciento de la Literatura Universal?
    
     Hemingway (boxeador, borracho y escritor, por ese orden).
     Thomas de Quincey (dopado hasta para freírse un  huevo. Obras maestras).
     Charles Baudelaire (no había papelillos, pero se los liaba en los bajos de las cortinas. Gran Literatura).
     Edgar Allan Poe (todavía le dejan flores y botellas de tinto en la tumba. Y si no es tinto de reserva, no sale a beberlo ni aunque lo resuciten).
     Louise May Alcott (sí, sí, la que escribió "Mujercitas". Le daba a la garrafa  y al porrón).
     Francis Scott Fitzgerald ("El Gran Gatsby". Toda su vida creyó que tenía estrabismo,  hasta que un amigo lo convenció de que llevaba 26 años borracho).
     Truman Capote (dicen que escribió  "Desayuno en Tiffany`s" subido a una encimera del salón de su casa y dictándoselo a su canario).
     Feodor Dostoyesky ("Crimen y Castigo". Al parecer, no recordó nunca haberlo escrito y le echaba las culpas a su cuñado y a un vendedor de alfombras persas que pasaba habitualmente por su domicilio).
     Remontándonos unos milenios más atrás, tenemos a Catulo, a Ovidio y a Fernando Sánchez Dragó.
     Y hasta en las Santas Escrituras, ya Noé plantaba viñedos como quien planta marihuana. Y Nuestro Señor Jesucristo, tampoco tuvo el detalle de convertir el agua en zumo de naranja, precisamente... ¿para qué?
    
     Total. Que las Grandes Obras Literarias, al modo de ver de algunos, debieran estar prohibidas o al menos no debieran de estar reconocidas. ¡Por dopaje!
 
     -- Sopla aquí, anda, literato.
-- Oiga, que yo acabo de ganar el...
-- Que soples, coño. ¡Guardia Civil!
-- ¡Brrrrffff....!
-- Positivo. Tire el bolígrafo y la libreta. Y no vuelva a escribir hasta que se le pase la papa, chulo.
-- ¡Pero...!
-- Vergüenza debiera darle escribir borracho. Ande, ande... ¿Qué buscaba? ¿El Planeta, el Cervantes o el Nobel...? ¡No vale! Dopado no es escribe, listillo.
    
     No pretendo hacer apología de nada. De nada... de nada... ¿Pero cuántas obras maestras han salido de una mente efervescente de alcohol?
    
     ¿Cuánta buena literatura ha brotado de una cepa, de una viña, de un caldo bien pisado o de una planta bien regada...? ¿Cuánto legado no nos ha transmitido la buena y ensoñadora cogorza de un Graham Green, de un Thomas Wolfe o de un don Francisco de Quevedo? Incluso Cervantes se dopaba, señores: que ideó el Quijote en la cárcel de Sevilla y no me lo imagino yo sin dos chatitos de mosto o de manzanilla a la mano.
    
     Somos pura química (o al menos, eso han reconocido algunos científicos después de experimentar con medio litro de anís y un mono). Y si somos pura química, ¿qué diferencia puede haber entre llegar a una Meta harto de pastillas o llegar a un Nobel harto de cubatas?
    
     Si nuestro cerebro es  pura química, hasta los sentimientos debieran de ser tenidos en cuenta tanto como el alcohol o las drogas: porque todo nos hace reaccionar o nos estimula el neuronaje de manera distinta.
 
     -- ¡Pablo Neruda! Premio Universal de...
-- Sopla, Pablo, sopla. ¡Guardia Civil!
-- Oiga, que yo solamente estaba desesperado y he escrito...
-- Se lo cuentas a otro, Pablillo. ¡Sopla, leches!
-- ¡Brrrfff...!
-- Positivo. Has escrito con una sobredosis de desesperación. Eso está penalizado, machote. La desesperación es dopaje puro. Y las canciones de amor, te lo complican más.
 
     Si somos química, la química manda en cuanto hacemos. Y se está dopado, entonces,  cuando se escriben poemas de amor. Y se está dopado, entonces, cuando se escriben cantos a la esperanza. Y se está dopado cuando escribiendo rememoramos situaciones o seres queridos que ya no están. Y se está dopado cuando solamente escribimos con la sola pretensión de escribir... o incluso, con la pretensión de que nos lean.
 
     Porque hasta levantarse y cargarse de ilusión cada día para tirar adelante, ¿quién me dice que no es dopaje?
 
     Y este artículo te puede gustar o no, pero...
 
     -- ¡Jesús!
-- Sí...
-- Sopla, chulo. ¡Guardia Civil!
-- Oiga, que en mi blog...
-- ¡Que soples, mamandurria!
-- ¡Brrfff...!
-- Positivo. ¡Otro que aspira al Nobel! Aparca el teclado y entra en la furgoneta. ¡Vaya nochecita!
    
   
    
    Y quizás, ¿por qué no?, le guste leer:
--  Toreros y Atletas.
-- Anécdotas literarias.

    

38 comentarios:

  1. Me he partido con el estrabismo de Francis Scott Fitzgerald y el milenio de Sánchez Drago. Y con todo lo demás. Eres un genio, socio. Dopado o no, yo te voto para lo que sea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Gracias, socio. Todavía pienso que el mejor dopaje para escribir es el de levantarse a las cinco de la mañana y tomar directamente un folio, ya sabes, a esa hora mágica en que aún no se discierne bien entre lo que es el sueño y lo que empieza a ser realidad.
      Felicidades y abrazos.

      Eliminar
  2. Más allá de las formas, que son simplemente de aplaudir, en el fondo no puedo estar más en desacuerdo. :)

    Es decir, un escritor puede o no estar drogado o bebido, decirlo y no pasa nada, no está prohibido, no hace trampas, es como si me drogo o bebo yo, un deportista cuando se dopa está haciendo trampas, hay un matiz ahí.

    Son tramas pseudomafiosas, con médicos que hacen gran negocio haciendo tratamientos supercaros, con lo que quitas todo tipo de igualdad, tratamientos que en muchos casos hacen peligrar la vida de sus clientes, clientes que muy loable no deben de ver la cosa porque incluso pillados siguen negando la evidencia.

    De cualquier manera es repetirme, mi opinión al respecto de la barra libre está clara:

    http://dessjuest.wordpress.com/2012/09/17/dopaje-y-barra-libre/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, amigo dessjuest, efectivamente no puede trazarse paralelismo alguno entre el mundo del arte y el mundo del deporte. Eso solamente puede hacerse desde una perspectiva humorística, que es la licencia 007 que te permite mezclar churras con merinas sin engañar a nadie.
      En Arte es difícil hacer trampas porque prácticamente está todo permitido (sólo tienes que darle dos vueltas a una escultura de Chillida para preguntarte por qué la Guardia Civil no la confisca y le prende fuego junto a algún alijo de hachís). Pero reconozcamos, como se dice más arriba y se reitera más abajo, que donde tantas prohibiciones hay más dinero se mueve a su alrededor. Evidentemente, si jugamos al ajedrez, mi caballo nunca podré moverlo como si fuera el caballo de los hermanos Peralta, a mi antojo y haciendo cabriolas por el tablero, para eso hay unas reglas. Y si subimos un puerto a golpe de pedal, tampoco es justo que mi bicicleta lleve acoplado bajo el sillín el motor de un vespino. Eso es trampa. Ahora bien. Que jugando al ajedrez o practicando ciclismo mi estómago lleve dentro un bocadillo de jamón (estimulante cien por cien) o una ración de píldoras de colores, ¿eso a quién le importa?
      Es un tema fascinante. Y ya puestos, propongo que se hagan (al igual que hay olimpiadas paralímpicas)olimpiadas para justos, olimpiadas para pecadores, olimpiadas para dopados y (más en consonancia con los tiempos que corren) Olimpiadas para Bolsillos Generosos.
      Y barra libre -eso sí- para médicos, árbitros y facedores de Reglas.
      ¡Jaja! Un fuerte abrazo, compañero, y gracias por tu comentario y por el enlace que nos dejas.
      Felicidades.

      Eliminar
  3. Jajaja. Me ha encantado. Stephen King también confesó haber tenido una época de adicción a casi todo lo que pueda causarla...

    Y aquí porque estamos hablando de literatos. Como ampliemos el tema a músicos, pintores y demás, ya es para flipar.

    Menos mal que todavía no les ha dado por hacer controles anti-dopping en las artes, porque nos íbamos a quedar con poca cosa.

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También pensé en músicos y pintores y escultores, amiga, pero entonces se me pasaba el artículo de largo. Solamente hay que ver las obras de algunos para entender que estaban sencillamente borrachos como cubas cuando las crearon. Vete a una exposición de Arte Moderno y verás como cualquiera de los autores de cualquier obra no pasarían un control de alcoholemia ni soplando en una tubería de pvc.
      Besos, cielo. Un placer.

      Eliminar
  4. jajajajaja eres la hostia Jesusiyo!
    Pero vamos a ver, no se puede comparar porque los escritores no compiten codo a codo con otros, no hay carreras... qué diablos!
    Pero bueno que muchos para inspirarse empinan el codo eso no hay diós que te lo discuta.
    Olé tu ingenio,chaval!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, cielo, no hay un mundo más rencoroso y disputado que el de los escritores. No hay zancadillas más traicioneras que las que se ponen unos a otros. Y si hablamos de Premios Literarios, ni te cuento la de puñaladas traperas que se endiñan entre bastidores. Por no hablar de las rencillas por plagios y otras menudeces, que a fin de cuentas escribir no es sino el arte de plagiar sin que se note demasiado.
      Gracias por tu comentario. Besos para ti.

      Eliminar
  5. Al contrario que nuestro amigo Dess, yo estoy de acuerdo contigo en el fondo y en las formas. Y como siempre, la cuestión está en que en cuanto algo se prohibe, ahí hay un hombre que dice ay. Perdón, ha sido un lapsus. Quería decir que ahí hay negocio.
    Pedazo de artículo, don Jesús. Para enmarcar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, donde hay prohibiones hay negocio y mucho dinero detrás. ¿Habrá un dopaje, a fin de cuentas, más efectivo y barato que un buen gancho a la boca del contrincante? Pues nada, nadie para el combate, y todos sabemos o podemos llegar a intuír lo que estimula el organismo una buena hostia.
      En fin, injusticias...
      Mándame el marco y te envío el artículo autografiado. Y con el marco, una botellita de algo.
      Abrazos, amigo.

      Eliminar
  6. jajajaja Muy bueno.
    Estoy con Dess. No es comparable. Los premios literarios son subjetivos, los premios deportivos son objetivos. En todo caso habría que preguntarse a como está el kilo de jurado de ciertos premios literarios. :D
    Besazo y felices fiestas, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mujer, ¿habrá algo menos objetivo en la vida que un árbitro? ¿De qué me hablas? En lo de los Premios Literarios llevas toda la razón del mundo, pero por contra, dime, ¿a cuánto está el kilo de tarjetas amarillas o rojas para que un partido de fútbol se decante hacia un resultado o hacia otro? Ay, ay. ¿A cuánto está el kilo de cèsped para que cualquiera pueda practicar el golf? Ay, ay.
      Que yo no me creo nada, amiga. Que el deporte mueve más dinero en un día que el que mueven los Premios Literarios en todo un año. Y donde hay dinero...
      Besazos, preciosa. Y Felices Fiestas.

      Eliminar
  7. Pues yo si lo veo comparable y por una razón y esta es que LA POCIÓN MÁGICA DE PANORAMIX NO EXISTE.

    Por tanto, si eres un deportista mediocre o malo, ya puedes ponerte hasta las cejas que seguirás siendo mediocre o malo.

    Lo del doping es otra "farsa" prohibicionista, ni más ni menos.

    Eso si, es innegable que puede tener consecuencias y muy graves, para el organismo, tanto en el momento presente como en un futuro pero....eso pertenece,igual que en el caso de los escritores, músicos, artístas, etc., a una elección personal a la que todo el mundo tiene derecho por mor del LIBRE ALBEDRIO.

    Por todo lo demas, me he partido la caja con el post.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, compañero. Ignoraba que tocaras la caja y mi post te la haya partido. Te envío otra contra reembolso.
      Supongo que es un tema (el dopaje, no la caja) que daría para mucho más que un simple artículo humorístico, que es lo que he pretendido. Pero pienso que detrás de ello hay, como casi en todo ya, simple y llanamente Negocio. Dinero. Manteca y maletines que van y vienen. Pienso, como tú, que cada uno es libre de meterse en el cuerpo lo que quiera y por donde quiera. El cerebro, como comento, tiene más química que seis toneladas de pastillas juntas, así que no entiendo cómo para algunos deportes no llegan a extirpar algunas glándulas para igualar a todos los contrincantes: todos con la misma porción de rabia, de ilusión, de miedo, de revancha, de optimismo, de superación...
      Pff, qué tema más profundo.
      Me tomo otro whisky a tu salud y aprovecho para mandarte un cordial y afectuoso saludo.

      Eliminar
  8. ¡Muy gracioso! Me has recordado a un buen amigo que me decía que yo hacía trampa en la escuela, porque mi abuela me daba Sukrol, que es un multivitamínico. La etiqueta decía que servía para la memoria, pero yo a menudo olvidaba tomarlo, y de hecho dejé de tomarlo porque no supe dónde lo dejé...
    Lo de Ana María Matute no me lo imaginaba. No la he leído, pero la oí hablar en una entrevista y me encantó su persona: http://silviaparque.blogspot.mx/2011/12/ana-maria-matute.html
    http://silviaparque.blogspot.mx/2011/12/todo-se-oye-desde-mi-casa.html
    http://silviaparque.blogspot.mx/2012/07/sabores-perdidos.html
    ¡Besos, Jesús!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la pobre Ana María, quizás, me he pasado. Sé que todavía, a sus años, no perdona su copita de whisky después del almuerzo. Y en sus tiempos, creo que tuvo problemas con el alcohol... No sé hasta qué punto ha influído eso en su obra. De todas maneras, además de haberla leído ocasionalmente, me parece también una persona encantadora y de las pocas entrevistas que la he visto conceder siempre me ha parecido una mujer sencilla, afable y que irradia mucho magnetismo. Me cae bien.
      Gracias por tu comentario y por los enlaces que nos dejas, que pasaré ahora a visitar.
      Te deseo unos Felices días, amiga, y te mando un fuerte y afectuoso abrazo.

      Eliminar
    2. ¡Fuerte abrazo, Jesús! Mira -¿ya lo viste?-: planeo que este documental sea mi dulce del fin de semana: http://www.rtve.es/television/20121221/nina-cabellos-blancosvida-obra-ana-maria-matute/591220

      Eliminar
    3. Impresionante y emotivo, amiga. Muchas gracias por proporcionarme un enlace como éste. Lo guardaré como oro en paño. No tengo palabras.
      Gracias, cielo. Te deseo lo mejor.

      Eliminar
  9. Puf, Jesús, según tu teoría, ¿qué me dices de otras artes como pintura o cine? y ¿qué pasa con los cocineros, los escultores o los diseñadores de moda?

    Por otro lado, suprimir las cepas serían una gran pérdida para la Humanidad, así que la solución es complicada. No sé, estaré pendiente de los próximos Premios Nobel :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una teoría, amiga, es un simple artículo de humor que pretende poco más que hacer pensar con una sonrisilla en los labios.
      El artículo daba para mucho más, pero la extensión hubiera sido desmesurada. De todas maneras, si sigues los comentarios, puedes ver que hago extensible el "dopaje" a todas las artes, porque hay bailes, canciones, poemas, cuadros, edificios y esculturas a los que no les encuentro otra razón de ser que una sobredosis de polvo de yeso o un golpe malhadado en la cabeza.
      Y sobre suprimir cepas, ¡en mi vida se me ocurriría tamaña aberración! ¡Dejadlas crecer y dejad que se acerquen a mí!
      Jaja. Muchas felicidades. Gracias por tu comentario y recibe un cariñoso besote.

      Eliminar
  10. ¿Sigues en chirona? Seguro que te llega mi deseo para que el 2013 te siga inspirando, con o sin, que yo no le voy a hacer ascos a nada si las historias tienen alma y consiguen emocionarme y si además aportan una dosis de simpatía y gracia, tanto mejor.

    Feliz 2013!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jaja! Gracias por tus buenos deseos y por tus piropos, amiga, que ambos abren el apetito por igual: unos, para enfrentar el año con nuevas ilusiones y otros para seguir escribiendo con la sola y mágica pretensión de hacer sonreír.
      Muchas, gracias. E igualmente, mis mejores deseos para ti y la misma gana de seguir leyéndote.
      Besos, preciosa.

      Eliminar

  11. Divertido como siempre. Eres un genio literato.

    Me lo he tomado a risas y a risas te comento.

    Son tantos y tan buenos los literatos de todas las épocas que estoy segura de que se dopaban, no para escribir, sino más bien para evadirse de tanta genialidad que bullía en su cabeza, no todos tenemos ese don.

    Por cierto, amigo, por esa regla de tres, ¿me darías el nombre de la sustancia que tú usas para doparte? . Te prometo que solo tomaré un poco, unicamente para poder ponerme a tu altura.

    Feliz Año. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es la misma sustancia que tomamos todos los que habitualmente nos seguimos y nos leemos: ilusión y amor por escribir y por compartir.
      Cada uno a su manera y cada uno con su estilo, pero todos compartiendo lo mismo. Así, que secreto revelado. Ya ves. Todos nos caímos en la misma marmita.
      Muchas gracias por tu comentario y Feliz Año, amiga.
      Besos.

      Eliminar

    2. Creo que tú la aprovechas mejor que yo, jjaja (la sustancia, digo)

      Eliminar
    3. Hmmm... ¿Me estás llamando gordo? Jajaja. Besos.

      Eliminar
  12. Buena reflexión, si señor! Y por mí, puedes beberte toda la reserva de la Rioja si con eso seguimos leyendo entradas así! :D

    Estoy con Macondo, lo del estrabismo de Fitzgerald y el a punto de hacerle la prueba del carbono 14 a Sánchez Dragó buenísimo!!

    Besos y feliz entrada de año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, compañera. Curiosamente no suelo beber mientras escribo, sino que bebo diez minutos antes y así no saco los dedos del teclado y me sale todo de carrerillas...¡jaja!
      Es broma, cielo. Sí es verdad que a veces, con dos copas encima, la inspiración dilata el horizonte y encuentras mil ideas que antes no veías por ninguna parte... Pero a la hora de plasmarlas, la verdad es que necesito estar sobrio. Y como digo más arriba, el único dopaje que me funciona es escribir muy temprano, recién despierto, cuando tengo un hemisferio en el suelo y el otro levitando por el salón como un globo de gas.
      Feliz entrada de año, amiga mía, y si es con una sonrisa: siempre mejor.
      Muchos besos y gracias.

      Eliminar
  13. Decia un gabacho, no precisamente muy abstemio, que existe mas humanidad y filosiofia en una botella de buen vino que en todos los tratados de filosofia juntos.
    Creo que se quedó corto.
    El vino es como las mujeres, que a algunos alegran y a otros destruyen, pero a todos abren la puerta a ese misterioso continente que es la mente.
    España es rica en llaves para abrir esa puerta y al que de verdad escribe porque le nace, un nobel le es menos importante que, en un momento dado, una buena cogorza que le haga entrar en ese mundo maravilloso pero desconocido que es la mente.
    Ya se lo dijo un indio Hopi a Carlos Castaneda cuando le hizo ingenrir peyote y le condujo para entender la vida desde el otro lado de la barrera que supone el estar sobrio.
    Aunque a fuer de ser sincero, te diré que es posible que este cuerdo el borracho y loco entero el sereno.
    Mira la vida hacia atras y descubriras que muchos de los mas maravillosos momentos vinieron mientras acariciabas un vaso medio lleno.
    No me canso de descubrirte y plasmas mejor el mundo que vives que Cortes ante Carlos V cuando respondio que Méjico era lo que resultaba de aplastar un pergamino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, mi maño amigo!
      Me quedo con lo que dice el gabacho y lo comparto. Una botella de buen vino y un amigo al lado, y que se cierren todos los libros de filosofía y hasta las puertas del cielo y el infierno.
      Gracias por tus palabras, Raul, que sé siempre te salen desde el corazón, porque los maños sois muy vuestros y al pan le dicen pan y al vino le dicen vino... aunque yo crea, también desde el corazón y sin pecar de falsa modestia, que el gran mérito que tiene escribir es principalmente sentarse y hacerlo. La forma en que cada cual lo haga es tan personal como la forma en que se camina o la forma en que se besa. Escribir y que te guste hacerlo, es lo que importa.
      Desde luego que si a la vez consigues que gusten de leerte, la satisfacción es entonces... No, no es mayor. Es simplemente distinta. No tiene nada que ver una cosa con otra.
      Muchas gracias por andar siempre cerca, viejo maño y gran amigo. Te deseo unas felices fiestas y reitero que me tengo que tomar unas cervezas contigo, te pongas como te pongas.
      Un fuerte abrazo (lo siento por tus huesos), pero un abrazo que sabes sobradamente que me sale del alma darte.

      Eliminar
  14. Ja ja ja, llego tarde, que estaba mamando y llevo así desde el 24, que lástima perderme una de las mejores entradas, menos mal que llegué.
    Así que entonces según tu teoría, yo estoy un paso más cerca del Nobel ¿no? Reconozco que no siempre, pero algunas de las entradas las he escrito bajos los efectos del güisqui, y ¿que quieres que te diga? en las dosis adecuadas y sin pasarse, me inspira y me suelta la lengua o el dedo según se mire (y no quiero pensamientos marranos con las palabras lengua y dedo)Algunas de las entradas más divertidas han sido escritas así, no todas eh! no vayamos a crearnos fama de borrachuza ahora, pero iré huyendo de los mossos por si acaso, que éstos son todavía peor, no tienen sentido del humor.
    Besos y Feliz Año Jesús, duro con los catering

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, mi hermana... Lástima que vivas tan lejos, porque me echaría dos brindis contigo que bastarían para sacar un blog a cuatro manos. "Territorio sin sueño", podría titularse. O incluso "de mil tragores".
      Nada, nada, a doparse con alegría, que todavía Google no llama a nadie a las cinco de la mañana para hacerle una analítica antidoping (no demos ideas, no demos ideas).
      Un besazo muy afectuoso, para ti y para toda la gente que tiene la suerte de estar a tu vera.
      Te deseo lo mejor, amiga.

      Eliminar
  15. jajaja eres un cachondo, que pasa que aún andas con la tajada de estas fiestas, mama mía y mañana nocheviejaaaaaa, por favor cuando tengas semejante castaña debes llevar encima lápiz y papel y escribir la locura que se te pase por la mente ¿estas? porque no te digo que te lleves el portatil últimisima generación que tenías hace cuatro días porque muero pensando en tu ausencia o mucho peor en tu presencia con el chino del locutorio ...

    Creo en la locura, creo en la brillantez, creo en los genios, creo en el talento, por eso querido vecino, cuando puedo me escapo y vengo a que me invites a una copita mientras saboreo tus textos, porque me gustas tu forma de escribir, porque eres brillante, eres genio y con ese toque de locura ya sea a base de licores varios, vino tinto del porrón o fumeteos varios ... a mí me es indiferente, lo que me llena es visitar tu casa y sentirme como diossssss jajajajaa.

    un besito y feliz año 2013 para tí y para tus chicas. Amelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero bueno...! Si mi mayor dopaje es la duplicación o la potenciación de mi personalidad. Si fuera en verdad cada uno de los personajes que en mi blog represento, sería un anciano, un niño, un boxeador, un asesino, un filósofo, un neurótico, un ejemplar padre de familia, un borracho, un drogadicto, un desahuciado, un justiciero, un amante, una abuelita, un enfermo o incluso (en algún que otro artículo) una buena persona.
      Y no es eso, no es eso.
      Mi blog es mi escenario y del verdadero Jesús se sabe poco. Y ha de saberse poco. Porque eso es lo que me place de escribir: inventar y lucir cada día una máscara distinta.
      Muchas gracias por tus palabras, mi querida vecina. También yo, por tu blog, me siento muy a gusto, porque es lo más parecido a estar sentado alrededor de una mesa camilla en compañía de una familia a la que se aprecia.
      Os deseo a todos un bellísimo y feliz Año Nuevo... Y que no cambiéis ni aunque os toque la lotería del Niño.
      Besotes y abrazos muy, muy sinceros.

      Eliminar
  16. Ya decía yo que bebiendo zumo de zanahoria -soy un paladín del zumo de zanahoria- no llegaría nunca a nada en el mundo de las letras. Pero te voy a contar una anécdota real. Poco antes de cumplir los 24 años, estudiando para el examen final de Historia de la Filosofía cuando estaba en la universidad, me sentía tan acojonado por el volumen y la dificultad de la materia (para entender algo a Kant, tuve que leerme antes del examen "La teoría del conocimiento de Kant", de Justus Hartnack), estaba tan acojonado, decía, que, inspirado en Poe, se me ocurrió coger la botella de Johnny Walker que guardaba mi padre en el mueble bar y, después de cada página de apuntes que conseguía asimilar con éxito, le daba un trago a aquel whisky que previamente había escanciado en un vaso de grueso cristal tallado. Aquello duró varios días, y no sé si fue gracias al whisky o a mi tesón, pero me concedieron una Matrícula de Honor en aquella asignatura. Un año después de aquello me hice vegetariano, y permanecí así, vegetariano, abstemio y absolutamente célibe más de veinte años. Pero ésa es otra historia.
    Un fuerte abrazo, Jesús. Y mis mejores deseos para el nuevo año que empieza dentro de unas pocas horas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, compañero, para leer completa la "Crítica de la Razón Pura" yo creo que necesité hacerme un porro de eritropoyetina mezclada con hachís. Y a pesar de ello, solamente recuerdo que al final el asesino no era el mayordomo, con lo que me sentí frustrado y me pasé seis días encerrado en mi habitación silbando canciones del Fary.
      Jaja. Yo también, a mis 46 años, me he pasado más de 20 célibe, pero nunca consecutivamente. La vida.
      Un fuerte abrazo también, amigo, lleno de admiración y afecto. El 2012 no ha sido tan malo si pienso la de gente que he conocido por estos lares, conque no debo quejarme.
      Con el deseo de seguir contando con tus escritos y tu amistad, te saludo cordialmente: gracias y Felicidades.

      Eliminar
  17. Eres genial escribiendo de veras.
    Vine a desearte Feliz Año nuevo, y que todo lo que desees y que lo mereces.
    Gracias por ser mi amigo.
    Me alegro de que en este año te haya conocido.
    Besos muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me alegro de haber conocido, amiga, en este año que hemos dejado atrás a gente como tú, con la que tanto he compartido y disfrutado.
      Muchas gracias por tus palabras, aunque lo genial es simplemente lo que todos hacemos por igual: escribir y dar un poquito de nosotros mismos en un blog.
      Te deseo un Feliz Año y aprovecho para enviarte un cariñoso abrazo.
      Y un gran besote.
      Gracias.

      Eliminar

¡Anímate y participa dejando tu opinión, tu parecer o tu comentario! Siempre contesto a todos. Gracias.