jueves, 24 de abril de 2014

-- Mi Tablet no funciona.

Vaya mierda de día.

Estaba en la terraza de un bar, tomándome una cerveza, relajado después de salir del curro, con la chaqueta desabrochada, las mangas subidas, las piernas estiradas debajo de la mesa...

Y de pronto, va y se le acaba la batería a la Tablet.

Total.

A mirar los naranjos, a oler el azahar, a observar a un gorrión dando saltitos por el suelo, a una pareja riendo, a un matrimonio haciendo carantoñas a su bebé, a dos ancianos por la acera de enfrente, ella muy tiesa y él apoyándose en ella; a un crío seguido de otros persiguiendo a unas palomas y dando gritos...

El cielo, azul.

El sol, escabulléndose ya y dando unos tonillos rosados allá a lo lejos, ocultándose entre nubes con formas de ovejitas o de corderitos o de tablets como la mía.

Vaya mierda de tarde. Sentado en la terraza de un bar y sin nada que ver por culpa de la batería ésta...

martes, 15 de abril de 2014

-- Hablar inglés, la moda.

¡SOY ANDALUZ Y HABLO ANDALUZ SIN COMPLEJOS!

Por eso en esta santa week, yo me regociging en hacer footing, running y el tonting cada mañana. Que para eso me paso la week atendiendo a marketing, coaching y demás empresaring del mundo en que me moving por mi work.

Yeah!

Biutifú la morning del Sunday de Ramos (o de Raming witch palmeritas). Sevilla es preciosing in primavering. Y yo me sienting (in the chair) como si estuviera en mi house. ¿Qué decir? (what coño i say?) of the Hermandading of the PAZ... in the Mary Louise Park?

Linding costalering. Linding the flowers. De puting mother, joder.

And today, San Beniting for the Ding-Dong (la campana) and the Cerring to go pa su casa a las tantas de la nigh o cuando le salga de los cojoning.

¡Que viva Andalucía!

Y que vivan, porque tienen su arte, los 137 tontos que no hacen dos frases seguidas sin acabarlas en ING.... aquí en esto del facebook, donde pa dártelas de chuling y bragado te falta espacio.

¡Al diccionario! ¡A leer más! Que en inglés una palabra significa mil cosas, pero en castellano puro y duro... tenemos mil palabras para decir una misma cosa.

Y aquí nos vamos a correr cuando no se curra (nada de running), o nos pegamos unas carreras cuando hay tiempo (nada de footing), o curramos (nada de working), o nos tomamos unas cervezas (nada de drinking), o nos comemos una tapa (nada de adobing) o hacemos lo que podemos o nos da la gana (nada de tocarnos los eggs) cuando hemos acabado la faena (faening) y no tenemos tiempo ni para aprender un english de pacotilla.

Y ni falta que hace.

Que sin acabar en ING, todo el mundo ha entendido lo que digo.

Hasta el más tonting.

Conque tira de la muí, que eres más gitano que inglé. Y lleva con orgullo el andaluz y lleva con orgullo el castellano, y deja de hacer el capú... que has nacido aquí y nunca has mamado un ING.

Ya que vuelas tan lejos, lleva este habla contigo, amigo. Y si te avergüenzas de él, no mires atrás y jódete.

Aquí, no existe otro ING que IGNorante. Parece lo mismo pero no lo es.

Habla en castellano, cojones... que palabras tenemos aquí pa regalar. Déjate de inglés, pekeñing, que visto lo visto, no te vamos a entender ni pa la leche: pero al menos, quedas bien.



 

viernes, 11 de abril de 2014

-- A mi primo Miguel Merino.

Ni idea, Miguel, de qué van las Tontás... Hace tiempo que no paso por tu blog ni por el de nadie. Y si paso por el mío, es de refilón, ya sabes, por saber si sigue existiendo.

Conque me viene el Chema y me dice que te mueres. Ole los cojones del Chema (que ha sido el único que me avisa) y ole tus cojones, primo, que ni avisas ni nada.

Vas y te mueres cuando el Sevilla anda por el quinto puesto. ¡Miguel, coño...! Que no es pa tanto. Que a veces hemos estado los primeros... Y que este domingo de Ramos, tenemos nuevo derby Betis-Sevilla y vas y te lo pierdes... Lo tuyo es pa morirse, pero de risa. Mira que perdértelo...

¿Qué te digo, primo? Esto de llamarnos "primos" es muy coriano. Mucha gente pensaba que lo éramos. Primos pero no corianos o corianos pero no primos. Es igual. Mucha gente lo pensaba. ¿El qué? Ni idea. Pero cuando nos leían, sé que mucha gente lo pensaba.

Sé que eras de los primeros que pateaste mi blog. Tengo el orgullo, como muchos blogueros, de contar con muchos comentarios tuyos entre mis entradas. Para colmo, no te contentabas con hacer un simple comentario como Dios manda. Sino que comentabas y volvías a comentar lo que comentaban y hacías comentarios sobre los comentarios...

Lo tuyo era escribir, primo. Fuera lo que fuese. Tú, disfrutabas como un chino.

Si hay algo que guardo como oro en paño, era tu sentido del humor. Porque aunque mi blog lo inicié como un blog de humor, también era consciente de que el humor escondía detrás mucha pena. Me sentía cercano a ti precisamente por eso, porque quienes pretendemos hacer reír o sonreír, escondemos algo llamado tristeza... pero aprendemos a darle la vuelta a la tortilla y a repartir felicidad antes que guantazos.

No se me ocurre nada más que decirte. O se me ocurre demasiado y sería redundar en lo que muchos compañeros (¿sólo somos compañeros?) te dirán seguramente hoy... Qué gran milagro esto de los interneces y las redes sociales, primo. Soy de los que he despotricado mucho de todo, ¿pero cómo explicar que se coja verdadero afecto a alguien a quien nunca se ha tratado cara a cara... solamente por el hecho de compartir escritos y lecturas? ¿Cómo se llora virtualmente? Y si es virtualmente, ¿dónde está esa gotera del techo que me moja hoy el papel?

¿Y dónde andabas ayer, para que nuestro Sevilla le metiera cuatro goles al Oporto y con un jugador menos? ¿O un jugador de más...? ¿No serías, tú ayer, el famoso número 12, no?

En fin, primo... Que debiera echarte una pequeña bronca y lo que voy a echarte es mucho de menos... Mira que irte ahora, macho, cuando más hermosa está Sevilla... Mira que irte ahora, cuando el cielo es un espejo y la ciudad toda es una ciudad reflejada en un gota de agua de cualquier fuente, en una gota de rocío sobre el azahar o en una gota salada en una mejilla... Mira que irte ahora... Aquí, en Sevilla, cabezota, nadie se va en primavera.

Un abrazo, primo.

Y si en verdad descansas en Paz, no te lo tomes muy a pecho, que eres de los que la eternidad también se te hará corta sin un lápiz y un papel a la mano.

Que nos conocemos, primoooo.... ¡Arriba el Sevilla! Y este domingo de Ramos, a la primera levantá del primer paso que vea, al primer empellón con el cuello de esos costaleros alzando 2500 kilos sobre los hombros al grito de ¡al cielo con ella...!, no podré evitar pensar en ti, entre chirridos de madera, bambalinas y candelabros de plata.


Y llegará después la feria, ya sabes: "Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va..."