domingo, 30 de marzo de 2014

-- Cuando falla el Humor.

Algo no anda bien. Algo falla.

Escribir con humor y escribir temas humorísticos, está mal visto mientras no lo hagas delante de una pared de ladrillos y con un gallinero dispuesto a aplaudirte (previo cartel de APLAUSOS) y miles de tarugos que aplaudan en sus casas cuando ven aplaudir.

Y para colmo, los que hacen monólogos no los escriben ni los suscriben: pero son buenísimos aunque se caguen en tó... tus muertos. Pero te tronchas.

Otra cosa es escribir en papel, en facebook o en un blog. Entonces, no se sabe, ni se conoce, ni se distingue lo que es puro humor de indignaciones o flatulencias personales.

Un país o una simple persona de un país, que empiece a disfrutar desenterrando muertos y le busque tres pies al gato a un artículo de Humor... es un país o es una persona acabada. Y lo digo con lástima: cuando pierdes el sentido del Humor, lo has perdido todo. Estás entregando la bandera al enemigo.

¿Sentido del Humor? Para mí, el mismo que tenía Jaime Campmany, el mismo que tiene Antonio Burgos y el mismo que tiene la revista que sale los miércoles, "El Jueves".

¿De veras se está perdiendo el humor? ¿De veras todo cuanto se escribe ha de ser "literal" y "exacto"?

Si cuento el chiste de la vaca... ¿de veras me denunciará el gremio de ganaderos de España?

¿De veras hay humor de derechas y humor de izquierdas? ¿Hasta este punto estamos llegando? Si precisamente las primeras obras escritas desde la antigüedad clásica se limitaban a ridiculizar el poder... Hoy, miles de años después, ¿de veras hay que pedir perdón por hacer humor? La Comedia nació antes que la Tragedia.

¿De veras y gratuítamente... todos cuanto me respondéis en serio me regaláis un nuevo tema de humor sobre el que escribir?

Pues gracias. No cambiéis... Y dadme tema de regocijo. Dadme temas, que tengo para todos.

Porque el mayor sentido que puede tener una persona, es el sentido del humor.

Y no pienso defraudar.

6 comentarios:

  1. Gloria Rosa Bermejo31 de marzo de 2014, 18:11

    Como tú mismo me dijiste en tu anterior entrada, desconfía de quien no te haga reir. Por eso a ti se te quiere tanto, porque eres de los que siempre (o casi, cuando no procede) le dan la vuelta de tuerca al asunto y acabas poniendo una sonrisa, una risa o una carcajada en aquellos que son (somos) capaces de entender ese segundo, o incluso tercer sentido que le das a un tema que a simple vista podría parecer dramático. No cambies nunca. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Oye, yo no sé por qué no te seguía aquí, ahora mismo te pongo en el feedly. Vengo porque Inma te acaba de nombrar en un post relacionado con esto, y como le decía a ella, tenéis razón: Vivir con humor es mejor. Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. Creía que esto lo habías dejado para despedidas, porque no había leído nada entre la despedida a tu socio y la despedida a tu primo Miguel. Inma me ha sacado de mi error, nombrando estas entradas en la última que ha escrito. Y no sabes lo que me alegro, porque siempre es un placer leerte. Lo que no sé es por qué no me había aparecido a mí el aviso de estas publicaciones. Trataré de estar al tanto.
    Un abrazo, Jesús.

    ResponderEliminar
  4. Eihhh que pasé de madrugada, pero regreso me llevo tu enlace a mi blog, para no perderte la pista. Ahora y el el sueño me rinde,

    Besos muchos
    ♥♥

    ResponderEliminar
  5. Yo también vengo de casa de Inma y me quedo por aquí, si no te importa :-)

    ResponderEliminar

¡Anímate y participa dejando tu opinión, tu parecer o tu comentario! Siempre contesto a todos. Gracias.