martes, 23 de octubre de 2012

-- ¡Ordenador nuevo!

     Total, que nos largamos para el Alcampo, que nos coge cerca y que los tiene de oferta.
     Y, además, que es de los pocos sitios donde todavía sacar nuestra tarjeta del bolso no hace a las cajeras tirarse al suelo debajo de la silla con las manos en la cabeza y gritando desquiciadas, como si fuéramos a cogerlas de rehén.
     En los folletos publicitarios, lo ponía claro: Ordenador a 399 euros.
-- ¡Éste es el nuestro! -le solté a mi santa esposa.
     Y con todos sus detalles, eh: su Ram, su disco duro (supongo que esto es como los turrones y habrá quien los prefiera blandos), su pantallita y hasta sus bisagras para abrir el teclado. Una monada por ni siquiera 400 euros. La bicoca del siglo, señor.
-- ¿Cogemos un carro? -le pregunté a la santa, yendo por las escaleras automáticas.
-- ¿Tú crees? -me respondió ella, parpadeando indecisa.
-- Mujer -le dije, desplegando el folleto de nuevo y calándome las gafas en la punta de la nariz-: son 500 Gigas. Y un disco duro, o sea ponle dos kilos más. Que eso debe pesar, digo yo. Y la pantalla y lo mismo hasta un ratón. ¡Y ocho Ram, cielo!
-- ¡Ocho!
-- Ocho, ocho... Aquí lo pone.  ¡Coge dos carros, anda!
    ¡Después te dan dos bolsas y no cabe nada, lo sabrá ella!
    ¡Era precioso!
    Entrando, a mano izquierda, allá que estaba. Abierto. Con un gran cartelón que decía: "OFERTA, 399 €". Y con su pantalla llena de pulgadas y su teclado llenito de teclas.
-- Este es... -murmuré.
-- Este es... -murmuró ella.
    Y nos miramos y nos cogimos de la mano, pensando interiormente que la vida todavía nos guarda sorpresas que nunca podremos ser capaces de  imaginar, por mucho que el amor...
-- Es bonito -pude decir, mirando hacia otro lado, conteniéndome los mocos.
-- Llama a un empleado, Jesús... -me dijo mi santa esposa, limpiándose una lagrimilla de los ojos, porque ella se emociona pronto.
   El mozalbete acudió raudo, al cabo de la hora y media y cuando regresábamos con dos bolsas de la pescadería y un pack de quince rollos de papel higiénico.
-- ¿Puedo atenderles?
-- Nos llevamos éste -le dije, adelantando los dos carros adelante, con entereza y solemnidad.
-- Buena elección, señor -me respondió el zangón-. Se nota que entienden. Un gran procesador, un prodigio tecnológico al alcance de cualquiera, con unas prestaciones incalculables que hace tan sólo seis meses eran pura quimera  y que hoy se materializan en este portento de diseñería informática que usted y su señora y sus hijos podrán disfrutar plenamente en...
-- La marca no es muy conocida, ¿no? -inquirió mi santa esposa, dejando de dar hipidos y acercando los ojos a la carcasa del aparato, donde una pegatina plateada dejaba artisbar unas letras en cursiva.
    El empleado miró a un lado y a otro, con suspicacia, y posó una mano abierta en el brazo de mi esposa, en un expresivo gesto de sinceridad que nunca le agradeceré demasiado.
-- ¡Ya veo que la señora también entiende! -sonrió, mostrando una dentadura como si lo anduvieran electrocutando por el pinganillo de la oreja. Y añadió, bajando la voz-: miren ustedes. Les confesaré que la marca "Larbum" lleva muchos años trabajando con nosotros, como fabricantes en franquicia de galletas rellenas y comidas para hamster. Nunca nos ha dado problema ninguno. Ni una sola reclamación. Ahora, de dos días acá, han abierto su mercado al tema de los ordenadores, así que no puedo en verdad garantizar que...
-- ¿Ningún hamster muerto? -indagué-. ¿Ningún niño intoxicado con las galleti...?
-- Todo correcto -afirmó el chaval-. Ni un problema al día de hoy. Y mire usted que las galletas rellenas, sobre todo en verano, suelen traer consecuencias negativas en el desarrollo psicomotor de los niños. Pero es una marca, "Larbum", de completa confianza que a día de hoy... ¿qué quieren que les diga? Un primo mío tiene un hamster y... Perdón, un primo mío tiene un "Larbum" y...
    El chico agarró también mi brazo, acercando sutilmente sus labios a nuestras despiertas orejas:
-- Eso sí. Si de galletas se han pasado a ordenadores... No puedo decirles más. Llevo aquí dos semanas trabajando y no debo comentar nada de lo que veo ni de lo que escucho. Aquí, en Alcampo, hay gente que desaparece de repente... Ocurren cosas... Si son tan amables, miren acá, a mi derecha.
    Nos desplazamos unos escasos metros, a su derecha.
    "OFERTÓN: 799 €"
-- ¡Esto ya sí que son palabras mayores! -exclamó el muchacho, girando sobre sí mismo como una bailarina.
    La verdad es que me quedé anonadado. El PC, en cuestión, no es que variara mucho del anterior... pero se notaba la calidad...
    Uno, aunque sea poco ducho en estos temas, presiente la Calidad cuando la hay.
-- ¡Esto sí que es un prodigio! -clamó el empleado, quitándole un pañolillo de papel a mi santa esposa para limpiarse dos hilillos de baba que le corrían labio abajo- ¡Esto sí que sí! Miren la marca, solamente miren la marca.
    Miramos la marca. Contuve el llanto y mi santa esposa rompió a llorar de nuevo.
-- Se lo saco de la caja y se lo muestro -se ofreció el chaval, derroche (debo decirlo) de simpatía y conocimiento informático donde los haya.
    Rompió dos plastiquitos con facilidad (yo me hubiera llevado una tarde), deslizó dos pestañas laterales hacia un lado y abrió la caja de cartón cual mago que abre un sarcófago para mostrar que donde antes no había nada, ahora aparecen sus cuatro ayudantes encajonados comiéndose una lata de mejillones en aceite.
    Y apareció, ¡ay!, un PC...
     Un PC...
-- ¿Qué? -inquirió el chico, moviendo las cejas arriba y abajo, como Carlos Marx.
-- ¡Oh! -suspiró mi mujer, aferrándose a mi brazo.
-- ¡Sí...! -jadeé yo, doblando la lengua y mordiéndomela.
    El muchacho se dió a recitarnos las características innovadoras del aparato, con gran despliegue de elocuencia y asombrosa erudicción,  solamente interrumpido de vez en cuando por preguntas técnicas que tanto yo como mi santa esposa, siempre almas inquietas,  le hacíamos:
-- ¿La cajita debo de guardarla por si hay que descambiarlo? -inquiría mi santa.
-- ¿Tiene bolsillitos la funda? -indagaba yo.
   Y él nos hablaba de procesadores, de discos, de memorias:
-- ... con RAM de 8 Gigas que...
-- En casa bebemos mucha leche, ¿verdad, Jesús?
-- Ya ves. Ocho gigas de Ram nada menos, amor, dice el muchacho. Suficiente.
    En fin, a qué seguir.
    Ya hay ordenador en casa.
    Ahora a ponernos al día. A seguir escribiendo y sobre todo, sobre todo... a tomarme un día de paz y sosiego, leyendo con tranquilidad todo lo que durante estos días no os he podido leer. Que es mucho y siempre es gratificante.
    Que os he echado de menos.
    Conque, vamos al lío...
-- ¡Jesús! ¡Que el cable del ratón no viene en la caja...!
-- ¿Has mirado en las bolsas?
-- ¡Síii...!
    Yo sabía que algún pero había de haber.
    Mucho inalámbrico, mucho inalámbrico... y al final no trae ni cable.
    Ni ese niñato sabe nada de ordenadores ni... ¡es que meten a trabajar a cualquiera, joder!
   

   
    

38 comentarios:

  1. ¡¡Pero hombre!!, que puedes esperar por ese precio.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, compañero, pero si yo me hubiera conformado con una radio con AM y FM... Ya ves. Al final, llevar un blog adelante nos cuesta dinero.
      Y eso sí: aunque siempre exagero un poquito buscando la sonrisa de quien tenga ganas de leerme, prometo que entiendo menos de poco de ordenadores y cuchufletas de éstas. Y si no es porque viene la parienta conmigo, salgo de Alcampo con dos macetas y me vuelvo a casa tan pancho.
      Un abrazo y gracias por andar por aquí.

      Eliminar
    2. Muy buenos dias me ha gustado mucho su blog este
      es el mio
      http://britograndes.blogspot.it/2012/10/los-salvadores-de-la-patria.html
      Me gustaria tanto sus comentarios.

      Eliminar
  2. Ja ja, Jesús, has rematado con lo del inalámbrico, que es en realidad lo único que he conseguido entender sobre las prestaciones del ordenador.
    Ahora, te lo digo como lo siento, te has pasado novelando, ni por un momento me puedo yo creer que en un lugar como el Alcampo o parecidos tengan mozalbetes competentes capaces y deseosos de darte explicaciones, vamos, yo al menos no me he encontrado jamás con ese mirlo blanco.
    Besitos y enhorabuena, dale un beso de mi parte por permitirte volver a tu ocupación real, escribir para tus fans.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, hermana. La verdad es que los empleados de las grandes superficies, dejan mucho que desear. De hecho, el a mí me atendió para adquirir el ordenador, pertenecía al departamento de charcutería, porque el especialista en informática andaba sustituyendo a otro de la sección de embutidos.
      Besos, hermana.

      Eliminar
  3. Nada mejor que dejarse llevar por las indicaciones de un profesional,q eu para algo están ahí. Tú, pobre mortal, pensarás que los colocan ahí para engañarte. Nada más lejos de la realidad, eso ya lo haces tú solito. Ellos están ahí para indicarte cual es el mejor engaño, porque la tendencia es entrar al primer trapo que te enseñan y eso es de mansos, para que nos vamos a engañar. Cuando se tiene casta y trapío uno entra al trapo del profesional y no de cualquier subalterno con cara de indigestión de manzanilla en mal estado con boquerones en vinagre.
    Pues lo dicho, valor y al toro, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, lo de los inalámbricos sin cables, para mí que es un truco que tienen para ahorrar. Llámame desconfiado, pero a mí me ha pasado lo mismo y además, también con el teclado. Yo lo dejo ahí como idea, luego si eso, tú mismo.

      Eliminar
    2. Tomo nota de tu excelsa sabiduría en estos menesteres, compañero. Lo del ratón me ha llegado al alma. No vale para nada. Le he puesto una cuerda y se lo he dado a la niña para que lo pasee por su dormitorio. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Cuando se me estropeó hace años la pantalla fui a comprar una y caí en manos de un comercial de Appel, al final cargué como el IMAC que hoy tengo (del que no me arrepiento de tener) y una letra de 90 Euros durante 12 largos meses.

    Bueno si ya encontraste el cabre ya sabes, usalo para cargar pilas porque eso de inalámbrico tiene truco "chino".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo he puesto a unos tres euros en unos cincuenta años, lo que no está tampoco nada mal, teniendo en cuenta que terminarán de pagarlo mis nietos y me ahorraré un 50% del total.
      Lo del ratón, trampa como bien dices. De maja para el almirez en la cocina, lo tengo.
      Un abrazo cordial.

      Eliminar
  5. Por lo de dudar si coger un carro y al final coger dos porque son ocho gigas de RAM; por lo de la leche que, a propósito de RAM, bebéis en casa; por lo del chaval que acudió raudo y veloz al cabo de hora y media; por lo de mucho inalámbrico y al final viene sin cable... y por tantas cosas he acabado teniendo que ir a buscar el pañuelo para controlar el moco. No por la emoción, como en vuestro caso, sino porque eres un cachondo. Gracias por el buen momento que me has hecho pasar leyéndote. Iba a decirte que eres la polla, pero no me atrevo a hacerlo en un blog fino como éste.
    Un abrazo y disfruta tu nuevo ordenador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, compañero. Cuando me dicen que consigo arrancar una sonrisa, es cuando verdaderamente le encuentro valor al tiempo que puedo dedicarle a escribir aventuras como ésta.
      De veras que me siento bien con ello.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  6. Jajaja!! Aparte de lo del cable del inalámbrico, me he quedado con que fuisteis por el de 499 y os quedasteis con el de 799 y me he dicho ya tiene guasa que nos han copiado, nos pasó lo mismo el mes pasado.

    Un abrazo y... ¿el tuyo escribe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío escribe, sí... pero es de esos que hay que darle a las teclas para que salga algo. E incluso, por mucha memoria que tenga, todavía soy yo el que tiene que pensar. Conque no es tan moderno como pueda parecer.
      Un abrazo, cielo, y gracias.

      Eliminar
  7. Jajaja muy bueno como siempre Jesús, pero lo mejor es que ya puedes otra vez escribir para tus lectores, que siempre estamos ávidos de las cosas tan graciosas que nos cuentas.

    Felicidades por tu compra, y el estreno qué? (así se pregunta y pide por acá a quienes estrenan algo nuevo, si por ejemplo fuese un auto nuevo o algo así nos deberías de invitar por lo menos unas cervezas eh?) jajaja.

    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada más que tienes que asomarte por Sevilla para tomarme con gusto unas cervezas contigo, o lo que se tercie, que debe ser un placer deliberar en tan grata compañía.
      Gracias por tus palabras, amigo, que son siempre verdaderas recargas de ilusión para seguir adelante con esto de entretener al personal.
      Un afectuoso abrazo.

      Eliminar
  8. Bienvenido de nuevo al mundo cibernauta!
    Me alegro que estés por aquí de nuevo. Ya sea con ordenador de oferta o con el de super marca.
    Qué risa con el vendedor...ya me lo estaba imaginando ahi puesto recién salido del cursillo "vende ordenadores como rosquillas"
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El empleado andaba loco de ilusión, al toparse con unos pardillos como nosotros que de ordenadores entendemos tanto como de ópera wagneriana.
      Gracias por tus palabras y un besote, linda.

      Eliminar
  9. ¡¡Que bien me lo he pasado!! Lo de la RAM ha estado de muerte.
    Gracias al cielo ya te tenemos otra vez en activo sin estar sujeto a la dictadura del chino de la bolas, de navidad digo.
    Pero ten mucho cuidado que ahora ese portento que tienes en las manos irá a toda pastilla y a mí cuando estrené el que tengo ahora, me dió un ataque de ansiedad ¡¡¡por querer seguirle el ritmo!!! jajajaja
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón. Este ordenador nuevo corre demasiado. Y a veces, debo de desenchufarlo rápido si no quiero que escriba los artículos por mí... Pfff.
      Un beso, mi amiga. Y es hermoso oír decir que lo pasas bien con estas aventuras. Me halagas.

      Eliminar
  10. Hay ordenadores de oferta que salen súper buenos, no sé, no tiene por qué ser malo...
    Espero se te dé bien Jesús, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si no digo que no salgan buenos... pero claro, al lado del de oferta te ponen uno con dos detallitos más y ya has picado. Suele pasar y yo suelo picar.
      La vida, amiga, la vida.
      Un besote, cielo.

      Eliminar
  11. Yo entiendo que el PC es de sobremesa que se llaman, siendo así yo me hubiera tirado al barato, esos bichos tienen un aguante descomunal, aunque sea de marca de hamsters, un portátil ya es otro tema claro.

    Asegúrate que funciona el posavasos ese que tiene y a funcionar :D


    Ahm, que yo que tú mandaba a tomar por culo el ratón ese sin cables y me pillaba uno con él, y el teclado igual, siempre se acaban las pilas en el momento más inoportuno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ratón ya se lo hado al gato, para que le de pataditas por los pasillos. Con respecto al posavasos, es una lástima que no traiga también un cenicero incorporado, pero supongo que las grandes mentes informáticas no piensan en estos detallitos que tan fácil pueden hacernos la vida.
      Un abrazo, compañero, e intentaré que me dure un poco más que el otro.

      Eliminar
  12. Lo que me acabo de reír.
    Buenisimamente contado ja ja ja y yo también vivo cerca del alcampo ja ja ja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Si te has reído, ya estoy recobrando parte de la inversión hecha. Porque de veras que me siento satisfecho cuando me dicen que consigo sonsacar una sonrisa. Es lo que me gusta.
      ¿Vives cerca del Alcampo? Pues vecinos somos. Cuando quieras, echamos una cervecilla juntos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. En el cerro del aguila, vivo.
      Gracias por tu palabras y sobre lo que me preguntas del energumeno, en Madrid y quizas esa sea mi suerte, si no ya hubiera perdido la cabeza y le hubiera partido la suya motivos me hace, eso si tambien acabaria pagando yo seguro, los locos asi siempre ganan.
      De todos los blogs que ha ido, solo ha ido a de dos hombres, no se atreve mucho, pero por si acaso uff guardate. Ahora le temo mas. Ha cerrado su blog y cuentas, a ver por donde me sale,es un venenoso de cuidado.
      Besosss amigo

      Eliminar
    3. ¿Del cerro? Pues nada, cervecita cuando quieras, en el bar de Los Balcones, en el Barrilito,en el Samaniego o la esquina de Hytasa. Jaja.
      No te preocupes por el bicho. He visitado su blog y lo más que sabe poner es "escríbeme a mi correo que te responderé..." Vamos, que anda falto de caldo y buscando muñequitas. No, no debe gustarle mucho que le respondan tíos.
      Saludos, preciosa. Y lo dicho, y queda dicho, aunque viva en Madrid o viva en Polonia. No dudes en darme un toque si las cosas fueran a más.
      Palabra de honor.

      Eliminar
  13. Pues enhorabuena por tu nueva adquisición!!! A ver si encuentras pronto un cable para el inalámbrico y, con eso, todo resuelto. Jajaja.

    Los comerciales de ordenadores en grandes superficies suelen ser un dechado de profesionalidad, sí. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al ratón,como comento más arriba, en vez de cable le he puesto una cuerda y mi hija se entretiene paseándolo por la casa.
      Respecto a los comerciales, están para eso. Para comerciar, que es una labor muy digna que se remonta a los tiempos de las especias.
      Lo malo, es que han avanzado los tiempos pero no han avanzado los comerciales.
      Un beso, preciosa.

      Eliminar
  14. que bueno, es que de verdad vecino eres la caña de España, me parto la caja nada más comenzando a leer la entrada.

    Decirte que en Sevilla no hay PC BOX son gente muy profesional y con unos precios muy buenos también, o Mediamark, pero bueno por el precio que te lo has llevado 799 euros te has llevado un señor ordeñador jajajajaja si fijate que lleva incluido una vaca que dá leche 8 Ram al día jajaja.

    Bueno pues nada a disfrutarlo, a dejar tus deditos tocando suaves las teclas perfectas e intactas que tu ordeñador tiene, que esa pantalla tan nítida te haga sonreir conforme nos vas escribiendo post, nene haz el favor de no echar ceniza entre las teclas QUE NOS CONOCEMOS EHHH!!

    felicidades!! y muy águda tu santa , si es que si no es por las mujeressssssss no sé lo que hariaís jajajajaj.

    UN Beso vecino. Amelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besote grande, vecina preciosa.
      Me gusta hacer sonreír con mis artículos... pero reconozco que son muchas veces comentarios como los tuyos los que le dan su puntito justo de sal y sabor.
      Lo del ordeñador lo tenía a huevos, mira, y no se me había ocurrido. Ya ves. Si es que por esta casa rebosamos guasa...Jaja
      Un abrazo, encanto de mujer, de madre, de esposa, de hija, de nieta, de sobrina, de amiga y de bloguera.
      Chúpate esa!!!

      Eliminar
  15. Lo del inalámbrico sin cables ma matao killo jajajaja. Nunca imaginé que se le pudiera sacar tanto jugo a la compra de una PC y vamos, soy mas o menos como tu, de software entiendo bastante, pero lo que es lo demás, pufffff, me engaña el que quiere.

    Un abrazo paisano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, compañero. Me alegra que hayas pasado un buen rato, que es de lo que se trata. Ya sabes tú que por aquí por Andalucía, le sacamos punta a todo.
      Un abrazo, paisano. Es siempre un placer saberte cerca, aunque andes tan lejos.

      Eliminar
  16. Es que no se puede fiar uno de las ofertas engañosas, je,je,je,
    Bueno, que disfrutes de tu ordenador nuevo...
    Chao
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ello estamos, cielo, y espero que dure muchos años... al menos hasta que me harte del blog, ya que es para lo poco que lo uso.
      Gracias por tus buenos deseos.
      Un fuete abazo... Vaya, ha saltado po el aie la tecla de la " ".

      Eliminar
  17. El día amaneció lluvioso, gris, y me di cuenta enseguida de que iba a necesitar algo extra para arrancar, un poco como esos coches viejos a los que tienes que empujar mientras le dices al que está al volante "¡Mete la primera!". El problema de ser un tío tan sano es que no me gusta el café. ¿Qué hacer? Abrí mi ordenador y busqué en mi blogoteca. ¿Pruebo con Jesús? El tío es infalible.
    Y aquí estoy, lleno de energía y vigor después de reírme un rato con tu entrada. Es lo que dicen, al mal tiempo buena cara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, gracias, compañero. Me alegra siempre saber que arranco una sonrisa. La historia, como diría mi paisano Paco Gandía, es verídica... eso sí, sólo con un poquillo de "esencia de guasa desestructurada al pil-pil sevillano".
      Un abrazo, socio. Reitero por tercera, cuarta o quinta vez, que es un placer saberte de nuevo cerca.

      Eliminar

¡Anímate y participa dejando tu opinión, tu parecer o tu comentario! Siempre contesto a todos. Gracias.